Hugo Quintana habría muerto por delatar a narcopolicías. ~ fabioHD

Hugo Quintana habría muerto por delatar a narcopolicías.

El asesinato de Hugo Daniel Quintana Bardelli, el pasado miércoles 23 en Surquillo, tiene su origen en una disputa por el control del tráfico de drogas desde el aeropuerto internacional Jorge Chávez entre dos mafias vinculadas a un poderoso cártel mexicano.


Esa es una de las principales hipótesis que, por el momento, manejan los detectives antidrogas en torno al crimen. Quintana es señalado por la policía como coordinador de una de las citadas organizaciones y habría delatado los movimientos de un grupo de narcos, antagonista al suyo, que operaba en complicidad con policías de Requisitorias dentro del terminal aéreo.

Al parecer, luego de aquel soplo, el ‘burrier’ mexicano Sergio Gilberto Muñoz Reyes, de 30 años, fue capturado el pasado 8 abril cuando pretendía viajar a su país con 13 kilos de cocaína en una maleta. Ese día, el extranjero pasó por todos los controles e ingresó a la oficina policial de Requisitorias, donde recogió la maleta. A su salida de esa sede fue intervenido.

Muñoz declaró ante la Segunda Fiscalía Especializada en Tráfico Ilícito de Drogas del Callao que los suboficiales Pedro Jayo Salazar, Miguel Bernaola García y Jorge Patiño Guzmán eran parte de la red de narcotráfico a la cual pertenecía. Según dijo, estos lo guiaron  en clave y le entregaron el equipaje cargado con varios ladrillos de coca.

“Todo hace indicar, además, que Quintana era informante para debilitar a otras mafias. Puede ser que anteriormente algún ‘burrier’ de su banda también haya sido delatado”.

Con una quebrada estructura de contactos en Lima, cabecillas del cártel mexicano asociado a la organización que delató Quintana habrían ordenado seguirlo y ultimarlo de manera brutal.

Así, luego de un minucioso estudio de sus movimientos, dos sicarios de México llegaron al Perú para cumplir con la parte final de las disposiciones el miércoles 23 de abril. Quintana murió acribillado de 15 balazos cuando conducía su lujoso auto Lamborghini cerca del cruce de la avenida Aviación con la calle Clara Barton.

MEXICANOS, NO PERUANOS

Fuentes de Inteligencia de la Dirandro dijeron a El Comercio que el homicidio de Quintana es asociado a una mafia mexicana por características muy puntuales. Los asesinos cerraron el paso del vehículo deportivo del empresario y huyeron de la escena del crimen en un auto BMW marrón. Ello difiere del modus operandi de los sicarios peruanos que por lo general se movilizan a bordo de motos.

Otro detalle es el salvajismo del crimen, perpetrado con 43 disparos sobre el parabrisas del auto, algo no común en el hampa del país. Además, el uso de fusiles AR-15 y municiones de calibre 5,56 mm, que son empleadas por las mafias mexicanas y colombianas.

El punto más resaltante en las sospechas se remonta a junio del 2012, cuando un caso parecido fue descubierto en el aeropuerto de México D.F. Tres agentes antidrogas que hallaron una mafia de narcotráfico murieron baleados por cinco policías integrantes de la banda delictiva.

Solo dos de los uniformados corruptos fueron arrestados. Uno es Bogard Lugo de León, sindicado como el cabecilla. Fuentes en la DEA indicaron que este tenía los contactos policiales en el aeropuerto Jorge Chávez para que ‘burriers’ de su país saquen droga de Lima.

La policía indaga si esa fue la organización delatada y que posteriormente cobró venganza.

COCAÍNA EN EL PERÚ

400 TONELADAS. Según el especialista en temas de narcotráfico Rubén Vargas, en el Perú se producen unas 400 toneladas de cocaína al año. La Dirandro solo incauta un 7% de esa cantidad, es decir, 28 toneladas, estimó. Los lugares comunes de decomiso son los puertos del Callao y Paita. Al menos 30 toneladas saldrían al año por el aeropuerto internacional Jorge Chávez.
Share:

Popular Posts

Publicidad

Su anuncio puede ir aquí