Así es Camilla Thurlow, la nueva novia del príncipe Enrique ~ fabioHD

Así es Camilla Thurlow, la nueva novia del príncipe Enrique

A pesar de que hace unos meses las casas de apuestas británicas pronosticaban el inminente
compromiso entre el príncipe Enrique y Cressida Bonas, la noticia de su ruptura “amigable” el pasado mes de abril ponía fin a las especulaciones y devolvía al hijo menor de Carlos y Diana su condición de soltero de oro. Un estado que poco le ha durado.

Según han publicado numerosos medios británicos, el joven Príncipe, de 29 años, ha vuelto a encontrar el amor. Camilla Thurlow es el nombre de su nueva novia de la que se conocen pocos datos hasta el momento. Nació en Escocia en una familia acomodada, tiene 25 años (igual que Cressida), es morena (en esto no coincide con el resto de sus exnovias) y tan guapa que ostentó el título de Miss Edimburgo cuando tenía 19 años.

Dicen de ella que además de bella es inteligente. Estudió Ciencias de la Actividad Física y el Deporte en la Universidad de Loughborough y, aunque trabajó como asistente del gerente de la marca de ropa Abercrombie y Fitch tras graduarse, actualmente es oficial de proyectos en The Halo Trust, una organización sin ánimo de lucro (con la que también estuvo muy vinculada la desaparecida princesa Diana y el propio príncipe Enrique). Ese compromiso y dedicación a los demás podría ser una de las cosas que más le gusta al príncipe de su nueva compañera sentimental.

Tras conocerse por medio de la princesa Beatriz, prima de Enrique, la pareja comenzó a salir. Aunque solo llevan mes y medio de relación, ya están disfrutando de su primera escapada juntos surcando las aguas de St. Tropez a bordo de un lujoso yate. Según recoge E! Online, “el Príncipe ve a Camilla como algo más que una aventura. Se suponía que era su verano de diversión antes de cumplir los 30 pero la cosa se puso seria”. Tanto que el joven no ha dudado en incluirla en los días de descanso que tenía planeados juntos a sus amigos (entre ellos Ben Goldsmith y su pareja Jemina Jones) para celebrar por adelantado su entrada en la treintena el próximo 15 de septiembre. Una fuente cercana a la pareja que cita US Magazine interpreta este detalle como “una señal de que verdaderamente le gusta y de que está cómodo con ella”.

Aparte de su filantropía y su amor por el deporte (que comparte con el príncipe) poco más se sabe sobre la personalidad y aficiones de la joven. ¿Le gustará la ropa relajada y 'grunge', tan alejada de los prototipos reales, como a Cressida?, ¿contará con el apoyo de los súbditos británicos?, ¿será tan fiestera como Chelsy Davy? A juzgar por algunas fotos que medios ingleses han recopilado de las redes sociales, su estilo se aleja bastante del de Kate Middleton por mucho que se hable de cierto parecido físico entre ambas. En las instantáneas, la joven viste minifaldas combinadas con cropped top, camisetas básicas y shorts; lleva el cabello desarreglado, peinado con ondas deshechas o recogidos desenfadados y muestra una actitud distendida posando en la playa, en fiestas o en el campo rodeada de amigos.

A juzgar por la relativa calma en la que se encuentra inmerso el príncipe, su carácter podría ser algo más tranquilo que el de sus exnovias. Enrique ha apartado su planes de fiesta para comportarse de un modo más maduro. Durante sus vacaciones, prefiere evitar las salidas y centrarse en su chica, aprovechando el tiempo para hablar hasta altas horas de la madrugada. Por su parte, ella confiesa a sus amigos que es “dulce, sensible y muy romántico”. Las primeras muestras en público de ese amor mutuo, aunque discretas y, de momento, alejadas de los paparazzi, ya han tenido lugar. La pareja estuvo 'tonteando' y besándose recientemente en un club privado londinense.

Cuando su primera escapada juntos llegue a su fin, algo que ocurrirá probablemente a finales de semana, queda por comprobar si verdaderamente el príncipe está planteando asentar la cabeza al cumplir los 30 y si la relación de la pareja tiene futuro más allá de los soleados días de estío, cuando sus respectivas agendas les dificulten verse. De ser así, podríamos ver el bonito rostro de Camilla estampado en los souvenirs de la escurridiza boda del príncipe Enrique.

fuente: smoda.elpais.com/
Share:

Popular Posts

Publicidad

Su anuncio puede ir aquí