Oscar de la Renta, adiós al más universal de los dominicanos ~ fabioHD

Oscar de la Renta, adiós al más universal de los dominicanos

SANTO DOMINGO. Oscar de la Renta, el dominicano que convirtió su nombre en una marca país, y llevó la dominicanidad con orgullo al mundo entero, falleció en la noche
del 20 de octubre, a los 82 años de edad, en su hogar de Connecticut, Estados Unidos. Junto a él se encontraba Annette de la Renta, su esposa; su hijo Moisés, y su gran amigo Frank Rainieri, presidente del Grupo Punta Cana, quien había volado a verle en la noche del domingo.

Según fuentes allegadas al diseñador de modas: “tenía seis días que no probaba alimentos; y había pedido que le permitieran descansar en paz, que en caso de algún desenlace no lo reanimaran”.

De la Renta tenía 82 años de edad, y algunos años luchando con un cáncer de fémur. Hacía pocos días que había elegido su sucesor de diseño: Peter Cooning, ex director creativo de Nina Ricci, quien se convirtió hace una semana en el nuevo director creativo de la casa.

Fernando Placeres, director de medios radiales de EB, propiedad de Frank Elías Rainieri informó a Diario Libre que las misas por el responso de su alma comenzarían de inmediato, y que “la última va a caer el 1ro de noviembre, fecha en la cual se inició el proyecto de Punta Cana, junto a Ted Keel, Julio Iglesias, Frank Rainieri y Haydée Kuret de Rainieri; en el restaurante La Yola, aquí en Punta Cana”.

Y agregó: “Las reacciones en Punta Cana han sido de mucho dolor. Él era muy querido por todo el mundo, y especialmente por quienes trabajaban para él. Hacía poco que le había regalado casas a sus empleados de más edad. Y la gente lo consideraba como un hombre muy sencillo y bondadoso”.

Un hombre laborioso

Oscar de la Renta trabajó casi hasta el final de sus días. De hecho, la última persona a quien vistió fue a Amal Alamuddin, para su boda con George Clooney.

Su poderosa creatividad, la elegancia de sus líneas y la versatilidad de sus diseños, le convirtieron en diseñador de todas las Primeras Damas de Estados Unidos: Nancy Reagan, Barbara Bush, Hillary Clinton y Michelle Obama. Pero también vistió a otras destacadas personalidades, como Scarlett Johansson, Madonna, Sarah Jessica Parker, Oprah Winfrey, Cameron Díaz, o Shakira, más atrás a Nati Abascal, Brooke Astor y decenas más.

Para conocer de verdad quién era Oscar de la Renta, baste la anécdota sobre la propia Astor, una multimillonaria que vivió los últimos años víctima de la ambición de su hijo, y cuando supo que ella estaba senil y era víctima de maltratos, Oscar y su esposa Annete lograron la tutela de la dama, hasta que falleció.

Oscar Arístides de la Renta Fiallo había nacido el 22 de julio de 1932 en Santo Domingo, en el seno de una familia prominente. En cuanto a creatividad, quizás su antecedente familiar más cercano fue su tío, el poeta Fabio Fiallo.

A los 18 años se fue a Madrid a estudiar pintura en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1965 había lanzado su marca de confecciones “pret-a-porter”. Aunque en 1971 había logrado la ciudadanía norteamericana (en esa época los Estados Unidos no admitían doble nacionalidad), nunca renunció a su dominicanidad, activa y orgullosamente. No por gusto hizo tantas obras benéficas en su país de orígen. De hecho, era tradición pasar las Navidades en Punta Cana junto a su “familia”, entre quienes se encontraban los esposos Clinton, Nati Abascal, Julio Iglesias, Frank Rainieri, entre otros.

Una Calle para Oscar

Ayer, en la inauguración de Dominicana Moda, donde el Salón de Desfiles lleva su nombre desde el 2011, sus organizadores pidieron al Presidente Danilo Medina nombrar una calle de la capital como Oscar de la Renta. “Lo íbamos a hacer en el 2010, cuando fue su desfile, pero no pudo venir por sus problemas de salud”, dijo Fidel López, uno de los organizadores del evento.

“La iniciativa de Una Calle para Oscar se dio a conocer antes de que supiéramos de su fallecimiento”, dijo López quien recibió la noticia del fallecimiento a través de este redactor.

“Teníamos la idea desde hace dos años, cuando Sócrates McKinney terminó de enunciar la campaña Una calle para Oscar, fue que supimos de su deceso. Fue una coincidencia muy grande. Esta fiesta de la moda continúa, porque él dijo que lo importante era su moda, su trabajo. Ahora vamos a rendirle honor y a seguir, esperando que entre los nuevos talentos salga un diseñador de su altura”, manifestó.

fuente: diariolibre.com
Share:

Popular Posts

Publicidad

Su anuncio puede ir aquí