Salud: ¿Cómo combatir el estrés comiendo sano? ~ fabioHD

Salud: ¿Cómo combatir el estrés comiendo sano?

1. Fuente de energía… y relax
La pasta, los cereales como el arroz,  el pan o las legumbres...todos ellos pertenecen a la familia de los carbohidratos y proporcionan al organismo una fuente de energía
de combustión lenta (mejor que la que aportan los dulces, de combustión rápida, que pueden provocar alteraciones del estado del animo y potenciar el estrés). Contienen además vitamina B, imprescindible para relajarte. Tienen un efecto sedante además de fortalecer el sistema nervioso central. Además de los carbohidratos,  puedes encontrarla en el aguacate, la levadura de cerveza o el repollo.

2. Vitaminas y minerales básicos
Las frutas y verduras constituyen la más óptima fuente de vitaminas y minerales que el cuerpo necesita para reforzar el sistema inmunitario que puede debilitarse a causa del estrés.

Las vitaminas más necesarias son la A (tomates, zanahorias, espinacas) y la E (frutos secos, aceites vegetales) ya que combaten directamente los radicales libres, que pueden generarse en ocasiones de estrés.

En cuanto a la C (está presente en todos los cítricos y hortalizas) es indispensable para la producción de adrenalina. Esta hormona se segrega cuando el organismo está sometido a largos periodos de estrés. Además, se ha visto en estudios que si hay carencia de vitamina C los macrófagos, las células encargadas de 'comerse' virus y bacterias, disminuyen su actividad con lo que el organismo es más propenso a sufrir infecciones.

Por otro lado, la fruta y la verdura contienen determinados minerales –potasio, magnesio cinc y ácido fólico- que ayudan a mantener la presión arterial estable y refuerzan el sistema inmunitario.

3. Infusiones relajantes
Algunas plantas como la manzanilla, la tila, la melisa o la valeriana han demostrado ser perfectas aliadas contra los estados de ansiedad o de estrés. Tienen un efecto sedante y pueden ser una óptima alternativa al té o al café, bebidas estimulantes.

4. Si son orgánicos, mejor
Que puede haber mejor que cultivar tus propios tomates, recogerlos y hacerte una rica ensalada. Si cuentas con un espacio lo suficientemente amplio y soleado como para poder poner unas macetas grandes, o si tienes la suerte de contar con un jardín, reserva una zona para plantar unas semillas de tus hortalizas preferidas. Con un cuidado adecuado, las verás crecer y disfrutarás de la satisfacción de recogerlas de la propia planta para degustarlas en el plato.

5. Evita las deficiencias vitamínicas
Puede que tu estado de ansiedad se deba a una falta de determinadas vitaminas y minerales (del grupo B, C, magnesio y cinc). Para saberlo debes acudir a tu médico para que te realice las pruebas pertinentes y te prescriba cuáles son los suplementos vitamínicos que necesitas.

Pero recuerda que siempre es más conveniente obtenerlos directamente de los alimentos llevando una dieta variada y equilibrada en la que o falten las frutas y las verduras. No dudes, por ello, en pedir ayuda a un buen nutricionista, que te orientará sobre cuál puede ser la dieta que mejor se adapte a tus necesidades.

6. Mantén un buen horario de comidas
Es frecuente que algunas personas, ante un problema de estrés cambien sus hábitos alimenticios y cometan verdaderas barbaridades. Comer en defecto o en exceso puede causar graves dolencias tanto físicas como psíquicas (variaciones excesivas de peso, merma de la autoestima, riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, debilidad y cansancio, irritabilidad, estrés). Lo ideal es que intentes mantener tus horarios y seguir con tu dieta sana habitual pase lo que pase.

7. Controla el colesterol, la glucosa...
Controla los niveles de glucosa, tu presión arterial, colesterol, estado vitamínico y mineral. Son vitales para que tu organismo funcione correctamente, surtas a tu cuerpo de la energía necesaria y para que tu estado inmunológico se encuentre capaz de encarar cualquier situación, y entre ellas, el estrés.



8. No hay alimentos buenos o malos
Y recuerda: no hay alimentos buenos o malos sino que hay que comer de todo pero con moderación. Aún así algunos productos si se consumen en exceso pueden ocasionar alteraciones en tu organismo. Si te apetece comer de vez en cuando una hamburguesa de un centro de comida rápida puedes hacerlo pero siempre y cuando puedas compensarlo después con alimentos más sanos (frutas y verduras).

fuente: dietas.about.com/
Share:

Popular Posts

Publicidad

Su anuncio puede ir aquí