Quién fue… ‘Fatty’ Foulke: el portero que se comió todos los pasteles ~ fabioHD

Quién fue… ‘Fatty’ Foulke: el portero que se comió todos los pasteles

William Foulke, vestido con los colores del Sheffield United (WIKIPEDIA).Hay una canción muy célebre en los estadios de fútbol de Inglaterra, que se entona, de manera sarcástica, dedicada a los jugadores un poco pasados de peso. La canción es más conocida como Who ate all the pies? (“¿Quién se comió todos los pasteles?” -en relación
a la costumbre de los fans de comer pasteles de carne antes de los partidos de fútbol-), cuya letra es así:

Who ate all the pies? / Who ate all the pies? / You fat bastard, / You fat bastard, / You ate all the pies!

¿Quién se comió todos los pasteles? / ¿Quién se comió todos los pasteles? / ¡Tú, gordo cabrón / tú, gordo cabrón / tú te comiste todos los pasteles!

Pues bien, hoy os voy a hablar de una de las primeras estrellas de la historia del fútbol, el inspirador de ese famoso canto: William ‘Fatty’ Foulke.

Nacido en Dawley, Shropshire, Inglaterra, el 12 de abril de 1874, William Herny Foulke empezó a jugar en el Blackwell cuando fue descubierto por el Sheffield United, que lo contrató en 1894. Foulke jugaba de portero, haciendo valer dos características físicas: medía 1,93 metros y pesaba más de 150 kilogramos. De ahí su sobrenombre, ‘Fatty’ o ‘Gordito’.

Foulke se convirtió en uno de los jugadores más famosos de los últimos años del fútbol victoriano y primeros del eduardiano. Fue internacional una vez con Inglaterra (en 1897) y ganó una Liga y dos FA Cups con los ‘blades’. Dotado de un fuerte temperamento, era muy querido por la afición. En una ocasión, persiguió a un árbitro, que tuvo que esconderse en un almacén. Cuando Foulke estaba arrancando la puerta del local, fue detenido por varios funcionarios de la federación para evitar una agresión. Era un líder temible, ya que si veía que sus defensas no se estaban empleando a fondo, abandonaba el partido. Sea como fuere, su sola presencia congregaba al público en los estadios.

Conscientes de todo eso, el Chelsea lo fichó en 1905 por 50 libras. Además, lo hizo capitán del equipo. De su etapa del Chelsea se recuerda un dato muy curioso: el club decidió recurrir a una estratagema para hacer más temible a Foulke y hacerlo parecer más grande. Consistía en colocar a dos niños detrás de su portería para que la oronda figura de ‘Fatty’ destacara más. Esos niños empezaron a ayudar a recoger los balones y devolverlos al campo y según se cree, fue entonces cuando nacieron los recogepelotas.

Tras una temporada en el Chelsea, se fue al Bradford City, tras lo que se retiró en 1907. De su posterior vida se sabe poco. Al parecer, no gozaba de una buena posición económica, lo que le llevó a ir de pueblo en pueblo ofreciendo un espectáculo consistente en que los lugareños tenían que marcarle un gol. Sí se sabe que falleció en Sheffield el 1 de mayo de 1916, con 42 años, de cirrosis hepática (otras fuentes hablan de neumonía).

Estas dudas acerca de su final se mezclan con el halo de leyenda que reviste a Foulke, ya que algunos investigadores creen que se exageró acerca de su peso. Hay fuentes que aseguran que en sus comienzos en el Sheffield United pesaba 84 kilos, y que superó la centena de kilos más adelante. Otra inconsistencia está relacionada con el asunto de la canción con la que abríamos el artículo, ya que la melodía del cántico pertenece a una tema publicado en 1938, mucho tiempo después de su muerte. Sea como sea, así se ha quedado la leyenda.

Os dejo con unas maravillosas imágenes de septiembre de 1902, correspondientes a un partido entre el Sheffield United y el Bury. Al final del mismo se puede ver a ‘Fatty':
Share:

Popular Posts

Publicidad

Su anuncio puede ir aquí