Chatea con Nosotros, haz clic en la imágen

Las 3 posiciones sexuales más románticas para practicar este Día de San Valentín

Muchas parejas en el mundo celebran el Día de San Valentín con una cita romántica que gradualmente desencadene el deseo sexual. Para ese encuentro íntimo
que sirve de marco perfecto para el Día del Amor, habrá parejas que prefieran opciones que permitan dar rienda suelta a la pasión, mientras otras buscan expresiones más tiernas y delicadas… aunque siempre existe la posibilidad de combinar ambas opciones.

Para esas parejas que buscan el romanticismo en este día, una encuesta de Euroclinix realizada entre 2,000 adultos activos sexualmente, reveló las tres posiciones sexuales más románticas para practicar este Día de San Valentín. Toma nota.

3. La vaquera
Aunque en general es una postura que le gusta más a ellos que a ellas, la vaquera fue calificada como la tercera de las posiciones más románticas.

Algo por lo que los hombres prefieren esta posición es por la visión que les permite del cuerpo y las expresiones de su compañera, quien literalmente monta al hombre que se encuentra acostado boca arriba. Para muchas mujeres es una opción cómoda, pues ellas controlan el nivel de penetración y los movimientos.

Otra ventaja de la vaquera es que en cualquier momento puede convertirse en un misionero al revés, donde ella se tumba encima de él sin interrumpir la penetración mientras él puede ayudar a los movimientos sosteniendo la cadera de ella.

2. La cucharita
Se trata de una posición que permite el contacto estrecho con la pareja y no requiere de mucho esfuerzo para la penetración.

Recostados ambos sobre un costado, el hombre se coloca a espaldas de la mujer y puede penetrarla por detrás mientras la abraza, la acaricia, le dice cosas al oído o le besa el cuello. Por cierto, los besos en el cuello son una de las cosas más excitantes para hombres y mujeres.

1. El misionero
Esta posición tradicional es la favorita de hombres y mujeres: 56 por ciento de los encuestados la eligieron como la más romántica, pues permite el contacto visual, decirse cosas al oído y darse un fuerte abrazo después del orgasmo.

En el misionero, él se tumba sobre ella que permanece boca arriba con las piernas abiertas. La penetración y el roce de los cuerpos puede ser muy placentero para ambos. Algunas variaciones de la postura pueden ser colocar las piernas de ella sobre los hombros de él o que ella sostenga por detrás de las rodillas sus propias piernas flexionadas.

Y hablando de posiciones sexuales, te recomendamos ésta que toda mujer debe probar.

fuente: paratimujer.us
Con tecnología de Blogger.